Diputados otorgó media sanción para prevenir riesgos de sustancias químicas en la salud

La Cámara de Diputados otorgó hoy media sanción a un proyecto de ley que impulsa un sistema de prevención y atención médica inmediata en casos de intoxicación por ingestión o quemaduras por contacto de productos químicos de venta libre.

La iniciativa establece que los establecimientos locales que producen este tipo de productos deberán etiquetar y garantizar que los mismos cuenten con la información necesaria para que el ciudadano sepa qué hacer ante casos de emergencias.

El autor del proyecto, diputado y titular de la Cámara Baja Esteban Amat, fundamentó que se trata de una ley para resguardar la salud de la población y reafirmó que define un mecanismo para que las personas sepan qué medidas tomar, acudiendo al hospital más cercano a su domicilio o comunicándose telefónicamente con el personal médico especializado de los nosocomios.

Generalmente, este tipo de productos solo cuentan, en general, con información de hospitales o centros de atención específicos que están ubicados en Buenos Aires, observó.

Ante esta situación, Amat puntualizó la necesidad de que los establecimientos locales que comercializan productos tóxicos etiqueten y garanticen que los mismos cuenten con la información local necesaria para atención de casos de emergencias.

El proyecto de ley, que se aprobó por unanimidad y pasó al Senado en revisión, fija que la información requerida quedará supeditada al criterio que establezca la autoridad de aplicación en materia de salud, la que también deberá realizar campañas de información y concientización sobre la prevención de intoxicaciones y quemaduras por contacto o ingestión de plaguicidas o productos de limpieza.

Durante el debate, los oradores coincidieron en remarcar que se trata de una ley que aporta a la salud pública por su contenido preventivo, destacaron que será aplicable a quienes fabrican productos tóxicos a nivel local y también se remarcó la importancia de trabajar para que la provincia cuente con un laboratorio de toxicología.

Fuente: El Tribuno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *