La Economía Popular y Solidaria como fuente de Trabajo

Por Hugo Camacho

El desarrollo no es prioritario en las políticas estatales del norte argentino y hacerlo con los emprendedores de la base de las pirámides económicas es más complicado, son sectores no reconocidos en la proporción que generan trabajo.

Los procesos formativos con los enfoques de competencia, la microfinanza, los programas de financiamientos, el involucramiento de los municipios, la relación educación – producción son herramientas para ejecutar una alianza con instituciones, técnicos, los miembros de la delegación de agricultura familiar.

La economía popular y solidaria se asienta en rescatar el sentido ético de la economía (monetario y no monetario) a través de interiorizar en sus procesos de producción, distribución, intercambio y consumo, valores como: reciprocidad, cooperación, democracia participativa, solidaridad, redistribución, sustentabilidad con la finalidad de garantizar la reproducción de la vida en condiciones dignas para toda persona.

Es por esta razón que la construcción de un sistema económico y solidario es un proceso transformador, diferente y alternativo a la superación de la economía capitalista y utilitarista  que se encamina a introducir de una manera progresista valores y modos distintos de hacer economía, tanto en el ámbito micro económico como en el macro económico, en un contexto en el que la globalización económica, refuerza la hegemonía del capital sobre los seres humanos y la naturaleza.

La E.P.S. (economía popular y solidaria) es la forma de organización económica donde sus integrantes desarrollan procesos de producción, intercambio, comercialización financiamiento y consumo de bienes y servicios, privilegiando el trabajo y al ser humano como sujeto y fin de sus actividades.

La E.P.S. es un sector creciente de los pueblos de Latinoamérica y en la Argentina  a causa de la falta de creación de trabajo en relación de dependencia, la disminución del poder adquisitivo, el aumento de la atomatizacion que destruye puestos de trabajos rutinarios de los sectores medios.

El capitalismo con el incremento experencial de la incorporación de la tecnología digital y la concentración financiera en las empresas productoras de comodites el alto costo de la inversión por puesto de trabajo configuran una dificultad creciente en las ciudades y ruralidad para resolver el tema del empleo registrado.

Esto ha obligado a la gente a desarrollar el trabajo autogestionado en forma individual o asociado sea en la fase productiva o comercial.

Frente a este panorama es necesario la creación de organismos estatales de Economía Popular y Solidaria. Donde se elabore una estrategia con proyectos que deben ser parte de procesos formativos integrales y los procesos están conformados por alianzas y los aliados con técnicos calificados. Para hacer efectivo se construye una estructura descentralizada que permite a los aliados a disponer de los recursos en tiempo y forma que exigen las actividades programadas en los procesos, también tener la autonomía necesaria para cumplir con sus roles institucionales.

El municipio es la institución aliada para toda intervención y la otra institución clave es la técnica que  debe involucrarse con un técnico, con un perfil de campo y por otro lado entender de qué se trata de un proceso y no de actos aislados.

Este proceso formativo se inicia con un taller cero que involucra a los productores técnicos y gestores para definir en base a los problemas del grupo se construye una curriculam que tiene aspecto importante: la participación activa de los productores y que se basa en las soluciones a los problemas que consideran prioritarios.

Un proceso formativo dentro de la formación técnica profesional puede entenderse como una propuesta educativa fundamentada en el crecimiento de los destinatarios, trabajadores, desocupados, productores, unidades productivas, entre otros.

Esta formación implica el dominio operacional e instrumental de una ocupación determinada, la apropiación de un saber técnico y tecnológico integral. Las personas así formada es capaz de integrar tecnología, este modelo en definitiva busca una alianza local entre municipio, las entidades técnicas y los productores.

La Economía Popular creciendo como hierva silvestre basta ver las ferias de las salas, los talleres clandestinos.

La Economía Popular Solidaria es el conjunto de actividades laborales que el pueblo se inventó para sobrevivir afuera del mercado laboral en un contexto donde el sector privado no generaba los puestos de trabajo necesarios y un Estado ausente ante la presencia de una crisis profunda que trajo como consecuencia un alto índice de desocupación y donde la economía de mercado ante la desarticulación de las variantes macro económicas no da las respuestas necesarias para satisfacer las necesidades básicas de un pueblo o de los seres humanos que por su condición de naturaleza humana necesitan vivir en dignidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *