Figueroa dijo que no le dejaron datos de primera infancia

La ministra de Desarrollo Humano detalló las tareas de asistencia que realizan con las comunidades del norte para combatir el hambre.

La crisis alimentaria que vive el norte de la provincia generó una seria de dudas sobre los datos que venía relevando, en la gestión pasada, el Ministerio de Primera Infancia, a cargo de Carlos Abeleira, que tendrían que haber servido para mantener monitoreada a las familias en riesgo.

Consultada sobre la existencia de estos datos, la actual ministra de Desarrollo Social, Verónica Figueroa, fue tajante: «Yo no tengo esos datos. Hay que preguntarle a Abeleira y a los que corresponda. A mí no me los dejaron».

Sin embargo, la funcionaria le dijo a este diario que ellos en este último tiempo lograron relevar una enorme cantidad de datos en terreno, con el trabajo que llevan adelante los agentes de Atención Primaria de la Salud (APS) y las personas de los Centros de Primera Infancia (CPI).

Se trata de unas 150 personas que están distribuidas en distintos puntos, justamente relevando datos y detectando dónde debe llegar la ayuda y con qué urgencia.

El trabajo se está centrando en los departamentos de San Martín y Rivadavia, dos de las zonas más afectadas por el hambre en la provincia. Allí viven comunidades de pueblo originarios que están en condiciones vulnerables. La situación es tan delicada que en los últimos días fallecieron tres niños de estas localidades por problemas nutricionales. Otra cosa que preocupa es la falta de agua en esta zona, es por eso que en el corto plazo se están haciendo obras de urgencia, mientras se gestionan ante Nación trabajos de envergadura.

«Estamos identificando un ecosistema. Estamos desgranando y evaluando los datos para saber exactamente dónde estamos, con qué llegamos, y los lugares donde no llegamos. De esta manera, vamos a poder trabajar», aseguró Figueroa.

Por otro lado, detalló que están haciendo un mapeo con todos los actores sociales, donde están determinando territorio, población, lugares donde hay agua y donde no, los lugares que tienen agua potable y los que no, los que tienen escuelas. También se está determinando hasta dónde llegan los agentes de APS y qué porcentaje de gente está cubierta.

Además, la funcionaria contó: «Tenemos mucha gente en territorio identificando niños que están en riesgo y atendiéndolos dirigidamente. Vamos a las casas, les llevamos agua y observamos cómo están».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *