Tartagal y Orán preparan los hospitales para atender COVID 19

Los dos mayores centros sanitarios del interior ya tienen un plan para la emergencia.

El castigado norte de la provincia, acostumbrado a lidiar con dengue, zika, chikungunya y otros males endémicos, se ve ahora en la obligación de atender la nueva emergencia sanitaria que azota al mundo: la pandemia de coronavirus.

Los directores de los hospitales San Vicente de Paúl, de Orán; y Juan Domingo Perón, de Tartagal, doctores Marcos Espinoza y Juan López, explicaron a El Tribuno la forma en que se están organizando para cuando llegue el pico de casos que están seguros que van a tener que atender en pocas semanas más.

Espinoza explicó que planificó una estrategia de cuatro fases: «La primera fase consistió en suspender todas las atenciones y cirugías programadas y derivar todas las consultas a los teléfonos del hospital y al 911 local», dijo.

Y continuó: «La segunda fase es en la que estamos actualmente y consiste en tener acondicionada una UTI COVID con 10 camas en una primera instancia. Esto está en concordancia con los diez respiradores de los que disponemos actualmente».

El doctor Espinoza amplió sus conceptos diciendo que esperan que «la Provincia nos envíe otros diez en los próximos días, y estamos reciclando otros 6 que estaban fuera de servicio pero pueden llegar a ser útiles. Y sabemos que en la parte privada hay otros seis que serán cedidos al hospital en caso necesario, lo que sería la fase tres». Y explicó que en la fase cuatro se piensa destinar todo el hospital a atender los casos de coronavirus que se presenten en la zona, para lo cual se actuará nuevamente en coordinación con las clínicas privadas de la ciudad para dividir la atención de los pacientes hospitalarios de acuerdo a un cronograma ya establecido.

«A uno de los establecimientos privados derivaremos lo que sea maternidad e infancia, a otra los servicios de cirugía y trauma y a la restante la parte de clínica y atención de ancianos», dijo y adelantó que anoche se iba a realizar una reunión con el intendente de Orán, Pablo González, quien también es médico, para terminar de diagramar el plan descripto.

La estrategia en Tartagal

Por su parte, el doctor Juan López, gerente del hospital Juan Domingo Perón, adelantó que en el establecimiento a su cargo están separados 20 lugares específicos para pacientes con coronavirus, para lo cual el hospital cuenta con 7 respiradores en este momento y espera la llegada de 12 más de parte de la Provincia. «Además, estamos trabajando junto al Ejército Argentino en el acondicionamiento de un predio específico con 250 camas para atender los casos que no sean tan graves», dijo López.

Y agregó que también tiene ya previamente determinada una escuela del medio para habilitarla en un caso de extrema necesidad.

El doctor López resaltó que desde hace una semana «estamos trabajando codo a codo con el intendente Mimessi, que hay que decir que se puso la emergencia al hombro y se ocupa de todo lo que puede».

Respecto de la coordinación con las clínicas del medio, dijo que «el panorama no es tan complicado todavía, pero estamos trabajando bien, sabiendo que se viene un pico de casos que seguramente nos tocará atender en las próximas semanas. Ya sabemos que en la clínica San Antonio hay tres respiradores más que estarán a disposición si hacen falta».

Todo organizado

Para concluir, informó que el hospital está casi vacío y se han organizado nuevos turnos de personal y que los pacientes tienen un teléfono y una página de facebook para hacer las consultas, de forma que no se agolpen en la puerta. «Quiero destacar por último la buena colaboración de los dueños de algunos hoteles de la ciudad, que también pusieron sus establecimientos a disposición a para albergar gente en tránsito en caso de que haga falta», dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *