Salvador Mazza: Una joven fue víctima de robo y se salvó de ser violada.

Ocurrió en el barrio Ferroviario de Salvador Mazza, hay dos hombres detenidos.

En la madrugada del viernes una joven de unos 19 años soportó un calvario en el interior de su casa. Al menos dos muchachos de entre 18 y 20 años ingresaron a la fuerza al domicilio ubicado en el barrio Ferroviario de Salvador Mazza con el objetivo de robar; sin embargo, y tras la denuncia efectuada por la damnificada, el accionar de los malvivientes fue más allá y uno de ellos habría intentado violarla. Tras lo ocurrido dos hombres fueron detenidos por efectivos norteños.

El hecho tiene algunas aristas que lo hacen confuso, sin embargo, la gravedad del mismo hizo que desde la Fiscalía Penal interviniente, a cargo del doctor Armando Cazón, llevaran a cabo el análisis ambiental de la escena donde se desarrolló el hecho y diferentes actuaciones en la investigación tendientes a esclarecer lo sucedido y recabar las pruebas necesarias para la causa.

Cerca de las tres de la madrugada de ayer la joven cerró todos los ingresos de la casa, se encontraba sola, dado que sus padres están de viaje. Ingresó a su habitación, apagó la luz y al cabo de algunos segundos sintió el ladrido desaforado de los perros de sus vecinos, al mismo tiempo un fuerte ruido en el sector de la cocina. Alguien rompió el vidrio de la ventana para ingresar. El terror se apoderó de la víctima, quien se escondió abajo de las frazadas.

Paralizada por el temor y sin poder vociferar, la joven escuchó que un sujeto ingresó a la pieza, prendió la luz y empezó a buscar objetos de valor. Al destaparse lo describió como un hombre de unos 18 años, contextura delgada, morocho con una gorra de color verde, pantalón negro sucio con restos de tierra, de unos 1,65 metros de altura y un tatuaje en el cuello con forma de círculo. El ladrón agarró joyas, según la denunciante, las llaves del auto y una tijera. Llorando le suplicó que no le hiciera nada.

Primero le pidió un beso, después dos y luego de abalanzarse sobre ella para besarla por la fuerza, le tocó los pechos y ella se lo sacó de encima. El ladrón le pidió que le tocara sus partes íntimas, amenazada y asustada la joven accedió, las exigencias fueron aumentando el tenor del abuso hasta el punto de pedirle a la joven que le hiciera sexo oral, en ese momento la víctima logró salir corriendo hasta llegar a la calle donde suplicó ayuda a un tío que vive en la casa colindante.

El lugar rápidamente se pobló de algunos curiosos, además de la víctima, su tío y efectivos policiales. La joven no paraba de llorar y seguía aterrada por lo padecido, en ese momento se acercó un muchacho a bordo de una moto, quien dijo haber escuchado gritos desgarradores de la víctima y un fuerte ruido, lo que llamó la atención de la damnificada dado que nunca pudo esbozar un grito de auxilio por los nervios.

La mujer describió por dónde se fugó el ladrón que intentó violarla, saltó la tapia y corrió con dirección a un puente que hay en el barrio Ferroviario. Con esa información los uniformados salieron tras su búsqueda y lograron detenerlo a pocos metros del lugar, la contextura física y la ropa que llevaba puesta coincidían con la descripción que había realizado la joven minutos antes.

El sujeto quedó detenido a disposición de la Fiscalía Penal, mientras que el otro joven que provocó las dudas de la víctima y los uniformados también fue demorado y luego detenido. La mujer aportó que este último señor que irrumpió en medio de la noche le había mandado mensajes por Facebook tratando de entablar una amistad, y ella rechazó todas las solicitudes. Hasta el momento el hecho está caratulado como “abuso sexual simple, violación de domicilio y robo”.

No se hizo cargo

El principal sospechoso del robo y abuso sexual simple en sus declaraciones no negó haber ingresado por la fuerza al domicilio de la joven, en el barrio Ferroviario, sin embargo adujo que jamás tuvo intención de violar a nadie. Junto al otro joven quedaron detenidos acusados de “abuso sexual simple, violación de domicilio y robo”.
Más allá de las negativas del ladrón, la situación lo compromete no solo porque confirmó el ingreso ilegal a la vivienda sino también porque al parecer el hecho habría estado premeditado al haber esperado que su víctima se quedara sola en medio de la oscuridad de la noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *