¿Dónde invertir en año electoral?

“En años electorales los inversores se sientan sobre los dólares”. Con sus matices, es una de las frases más repetidas en el mercado inmobiliario desde el retorno de la democracia.

Sin embargo, no deja de ser una simplificación de una conducta general por parte del ahorrista argentino promedio: en esos mismos períodos una parte lo percibe como una oportunidad y toma decisiones más inteligentes.

¿Cuál sería la lógica de “sentarse sobre los dólares”? En rigor, la ausencia de otra decisión es una decisión en sí: implica creer que la inversión con mejor retorno esperado sería mantener la cartera dolarizada porque la moneda norteamericana aumentará su cotización (en realidad la apuesta sería que, apenas asuma un nuevo gobierno nacional, inmediatamente devaluará el peso argentino).

Esta postura (o decisión implícita) es sin dudas una reacción similar al miedo: quedarse lo más “quieto” posible buscando refugio en algún activo más confiable que la devaluada (en términos institucionales) moneda nacional.

Toda decisión conservadora trae aparejada una menor expectativa de rentabilidad. Son dos caras de la misma moneda: a mayor riesgo, mayor probabilidad de ganancias. Y minimizando riesgos también se minimizan beneficios.

Pero, en años electorales, ¿hay alternativas intermedias?

En este punto toma protagonismo el histórico “ladrillo”, el mercado inmobiliario. En tantas décadas de historia inflacionaria y devaluatoria el ladrillo supo ser un tradicional refugio de valor muy a la par del dólar.

Ahora bien, no todos los inmuebles son iguales. Una primera clasificación se establece según el grado de ejecución: en un extremo los productos terminados y en el otro, los desarrollos en el pozo.

Otro eje de clasificación es la célebre “location, location, location”: en un extremo aparecen los inmuebles ubicados en las principales ciudades con micro localizaciones consolidadas. Y en el otro, ciudades emergentes y/o barrios en vías de crecimiento.

Por último la gran categorización es por producto: en un extremo los tradicionales departamentos para vivienda. Y en el otro, productos más modernos como participaciones en centros comerciales, coworkings, condo-cocheras o condo-hoteles.

En el amplio universo de alternativas de inversión en este 2019 electoral se destaca con nitidez Hampton by Hilton Bariloche. Un condo-hotel desarrollado por Argenway & Free Way, operadores mayoristas con medio siglo de trayectoria en el mercado turístico del país.

Y es que “Hampton Bariloche” combina un inmejorable mix de atributos “seguros” sin caer en la ausencia de ganancia esperada:

  • Está enclavado en pleno centro de San Carlos de Bariloche. Destino turístico totalmente consolidado y con micro localización óptima: 150 metros del Centro Cívico y vistas al lago Nahuel Huapi.
  • Es un producto inmobiliario pero su renta proyectada (7% anual) duplica la tradicional. Al no caer en la sobreoferta de productos repetidos sino dando vida a un negocio hotelero que aprovecha a la perfección la oportunidad que la dinámica oferta vs demanda que Bariloche ofrece en estos momentos.
  • No es un proyecto en pozo sino que está prácticamente terminado: abrirá sus puertas este mismo invierno 2019, ya está online en los principales portales (Hilton.com, Booking.com, Expedia) recibiendo una lluvia de reservas internacionales (aprovechan la exención del IVA) y ya tiene parte del staff que operará el hotel ya en funciones trabajando en tareas de preapertura.

“En alianza con Hilton, logramos potenciar nuestras empresas. Ellos sin dudas son la marca hotelera más valiosa del mundo. Y nosotros humildemente aportamos nuestro conocimiento y experiencia del mercado turístico argentino”, sintetizó Eduardo Carey, cofundador de Free Way y Argenway.

Justo en el año en que Hilton cumple 100 años lograron un hecho inédito: llevar la marca a Bariloche, destino turístico de elite mundial pero que paradójicamente todavía no contaba con un producto hotelero de la prestigiosa cadena norteamericana.

A través del formato del condo-hotel ya vehiculizaron la inversión más de 120 argentinos que compraron desde 1/4 de habitación a habitaciones enteras. Quedan las últimas 7 unidades, todas con increíble vista al lago Nahuel Huapi.

“Al estar el hotel ya abriendo este invierno generamos una campaña final para que los inversores puedan sumarse a partir de 40.000 USD (1/4 habitación) con un par de nuevos beneficios, incluyendo aéreos a Bariloche, estadías en alta temporada y garantía de renta piso del 4% anual los primeros años.” Anticipó Carey.

Finalmente Carey explicó que esta inversión tiene además el plus de protección contra una eventual mayor devaluación de la moneda argentina: “Si esto ocurriera, Argentina (y Bariloche) volverían a experimentar un boom absoluto de llegada de pasajeros extranjeros, beneficiándose fuertemente el hotel. De esta manera el inversor que entra al negocio en dólares, queda cubierto ante cualquier escenario”.

Es posible asesorarse por las últimas unidades ingresando a la web de Argenway, consultando en inversiones@argenway.com o bien por Whatsapp al +54 9 341 506-0349

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *