A un año de la partida de Lady Irma Ruiz de Camacho

Breve Biografía de Lady Irma Ruiz de Camacho

Lady Irma Ruiz de Camacho, nació un 2 de diciembre de 1931 en la ciudad de Rosario de la Provincia de Santa Fe, Argentina. Hija de Tito del Jesús Ruiz López, de profesión contador, y de Reina Aurora Rodríguez Ibáñez, profesora de labores, ambos nacidos en Santiago del Estero. Lady tuvo una segunda hermana la profesora Amalia Aurora Ruíz de Pigini. Su padre descendía de familias patricias santiagueñas, su madre hija de inmigrantes españoles. Durante su niñez y una parte de su juventud pasó su vida en Santiago del Estero, entre la casa paterna y la de sus abuelos, especialmente con sus abuelos paternos (con Don Clodomiro Ruiz Pereyra, santiagueño, juez y profesor de historia, por el cual tenía un profundo afecto). Allí inició sus estudios primarios y secundarios.
Sus padres junto a su hermana, se trasladaron en 1950 a la ciudad de Salta, donde completó sus estudios de Bachiller e inició la carrera docente en la Escuela Normal Manuel Belgrano. Durante el transcurso de sus estudios tuvo la oportunidad de tener como profesor a una figura destacadísima de las letras y el pensamiento nacionalista argentino, al R. P. Leonardo Castellani, luego de muchos años, todavía conservaba un manual del sacerdote, Elementos de Metafísica. En el año 1951, egresó de tal prestigiosa Institución, obteniendo el título de Bachiller Maestra Normal Nacional.
Debido a que su padre tenía un sobrino en el ejército, el Teniente Eduardo “Chito” Macedo Ruiz   – que se encontraba destinado en ese entonces en el Tercer Batallón del Regimiento 20 de Montaña Cazadores de los Andes de la localidad de Tartagal; esa unidad militar es denominada, actualmente, Regimiento de Infantería de Monte 28 “Generala Juana Azurduy de Padilla” (https://rodillasnegras28.wordpress.com/) –,  lo invitó a su tío Tito, a visitarlo en la motivación de que podía fácilmente conseguir una estabilidad y progreso laboral en este pujante pueblo de esos años.
Ésta es la razón por la cual Don Tito del Jesús Ruiz López, luego de cerciorarse y sortear algunos trámites, arribó finalmente a nuestra ciudad. Así es que la Señorita Lady Irma, ingresó a la Escuela Nacional Nº 227 de Villa Saavedra (plurigrado), con su primer nombramiento el 26 de abril de 1952, solía trasladarse hasta allí en bicicleta y recordaba siempre a su compañera colega la profesora “Chita” Kayssner, cuyo padre contaba con un aserradero y colaboraban allí fabricando los bancos para dicha escuela.  Muy pronto tomó posesión como  maestra efectiva del 5to. Grado de la Escuela Coronel Vicente de Uriburu, un 5 de mayo del mismo año (Cf. en archivos y en su cuaderno de Actuación Profesional).
Su vida transcurría entre su trabajo, el perfeccionamiento docente y una valiosa colaboración económica a su familia. El 3 de febrero de 1956 contrajo enlace matrimonial con el Señor Jorge Camacho de reconocida trayectoria en nuestro medio (ver Breve Biografía de Jorge Camacho padre en http://www.diarioinclusiontartagal.com/articulos/a-tres-anos-de-la-partida-de-don-jorge-camacho/), consta en actas del registro civil y libreta de familia otorgada por la provincia de Salta, el casamiento católico se realizó en la parroquia de la Iglesia La Purísima y muchos de sus conocidos aún sobrevivientes, recuerdan la fiesta esplendida de esa noche memorable realizada en las instalaciones del Círculo Argentino. De ese matrimonio nacieron tres hijos: el profesor en historia y geografía Jorge Enrique, el licenciado en filosofía Carlos Ramón y el profesor en filosofía Héctor Hugo.
El 23 de septiembre de 1964 fue trasladada de la Escuela Uriburu a la Escuela San Francisco Solano, ubicada en Villa Güemes, al despedirse la Señora Directora de la Escuela Uriburu, Amparo de Maidana, expresa resumidamente su despedida en su Cuaderno Profesional: “Hoy Ud., se aleja de esta, la que fue su casa durante doce años, dejando en ella toda una estela de sacrificios, abnegación, dedicación al deber. Que todo lo que cosechó en el diario quehacer escolar, todo lo que brindó a la escuela pueda serle útil en su nuevo destino y le depare satisfacciones. Su escuela, sus compañeras siempre la esperamos”. Al día siguiente el 24-09-64 queda escrito  -explícito de satisfacciones-  en el mismo cuaderno, el recibimiento por parte de la dirección de su nueva Escuela San Francisco Solano, ubicada primeramente en la Capilla “La Loma” correspondiente a una Misión Indígena a cargo de los Sacerdotes Franciscanos.
Posteriormente funcionó en la actual Escuela de Villa Güemes, que mudó su nombre al de Cornelio Saavedra, cuando pasó a depender directamente a cargo del Ministerio de Educación de la Provincia, siendo inaugurada oficialmente el 24 de mayo de 1967 y cuya directora interina fue nombrada la Señora Lady Irma Ruiz de Camacho, en esa ocasión dirigió un discurso de inauguración, donde estuvieron presentes el Señor Gobernador General (RE) Héctor D’Andrea, el Intendente Francisco Prieto, el jefe del RIMTE 28, Tcnl. Arroyo Iglesias, el cura párroco Walterio Ansaldi y el Dr. Hugo Destéfani, presidente de la Cooperativa de Crédito Limitada, quien donó a la Institución la primer bandera de ceremonia, entre otras distinguidas autoridades civiles, militares y eclesiásticas.
En ese establecimiento, luego de su descenso por razones de salud permaneció primero como preceptora y luego como maestra de grado hasta el año 1972, cuando por resolución del Honorable Consejo de Educación se resolvió su traslado al Colegio San Francisco, más tarde en marzo de 1973 asume el cargo de Secretaria de esa Institución y el 22 de junio de 1976, dicho Consejo la nombra ahora como Auxiliar de Dirección del Establecimiento, función que desempeñó hasta el 1 de octubre de 1977 cesando en el mismo para acogerse a los beneficios jubilatorios. (Cf. Cuaderno de Actuación Profesional).
Sin embargo, la actividad laboral de Lady no concluyó allí, más allá de apoyar constantemente a sus hijos que estudiaban entonces en Buenos Aires, colaboró asiduamente con su esposo en la dirección de su empresa, supervisando y administrando los locales comerciales con los cuales contaban. Hasta que en la década de los ‘90 comenzó a asolar una grave crisis económica en el país, de la cual difícilmente saldría exitosa la empresa. El primer golpe se hizo presente cuando Antonio Herman González ministro de economía del gobierno de Menem, congeló los depósitos a plazo fijo con los cuales contaba la empresa familiar, cuando fueron devueltos, la devaluación había hecho estragos, nunca más podría volver a recuperarse, para hacer frente a los acreedores debieron vender mucha de sus propiedades y vehículos, y endeudarse con los bancos y colocar como hipoteca de garantía hasta su propia vivienda. El segundo golpe fue la privatización de YPF, de los ferrocarriles y otras empresas con una desocupación generalizada nunca antes experimentada en toda la región. El tercer golpe vino cuando el cambio monetario dejó de favorecer la concurrencia de bolivianos que adquiría la mercancía en la Argentina y, por el contrario comenzó a favorecer al comercio de Bolivia, como consecuencia se originó un cierre generalizado de comercios en la frontera, en la localidad de Prof. Salvador Mazza, allí se debió levantar una de las últimas sucursales de la empresa familiar, muchos comerciantes de esa localidad abandonaron dicha localidad para nunca volver. Desde el otro lado de la frontera en Bolivia, comenzó la edad de oro del comercio boliviano y los argentinos como un aluvión desembarcarían durante muchas décadas para abastecerse de mercadería.
Desde luego todo ese progreso que se gozaba entonces se desplomó y afectó no sólo la economía, sino además la salud física y mental de muchas familias, y entre ellas estuvieron los esposos Jorge y Lady que tuvieron que apechugar enfrentando la gravedad de la hora, más doloroso aún, en su última etapa, cuando la edad avanza y las fuerzas, la salud y la frustraciones calan intensamente. No obstante no se rindieron y dieron su pelea hasta salvar algo del patrimonio empeñado.
Por otra parte debemos decir, que cuando en la década de los ’80 abrazaron la Tradición Católica, la apoyaron moral y económicamente, desde entonces nunca la abandonaron, es más fue creciendo y esa Gracia es las que los preservó de mayores tormentos y en esa meditación continua se fue apagando la vida de estos pioneros que poblaron nuestra ciudad de Tartagal, Lady Irma se nos fue a los 86 años de edad, una tarde noche, de un 31 de mayo de 2018. Tus deudos no te olvidaremos, tu amor, dedicación, esfuerzos y enseñanzas permanecerán siempre entre nosotros. Señor Dios Nuestro, Tú que eres inmensamente misericordioso, presérvala en Tu Gloria, pues sus frutos no han sido estériles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *